viernes, 16 de noviembre de 2012



                   

                           EL OLVIDO

Hace cinco años que se ahogó en esta playa. Desde entonces, vengo cada tarde, me siento en la misma roca, miro al mar y lloro. Hace cinco años, regresaba a casa sin poder contener mis lágrimas. Era inútil ofrecerme nada para merendar. Nunca volvería a sentir hambre.
http://www.google.es/imgres?imgurl=http:/
Me proponía no ir a la playa, pero la tarde siguiente, inevitablemente, volvía. Me sentaba en el misma roca y lloraba contraída de dolor. Regresaba a casa sin alivio, pensando sólo en volver al día siguiente y sentarme en el mismo lugar, llorar sin tregua, recordar sin consuelo.
Hace tres años, me sentaba, contemplaba el mar, sentía lástima de mí, lloraba con cierta melancolía placentera, secaba mis lágrimas y, al llegar a casa, tomaba un café bien cargado que me reanimaba.
Hace dos años, iba en busca de mis lágrimas. Conseguía provocarlas pensando en mi tristeza. De todas formas, podía llorar a gusto, en casa me esperaba un café bien cargado. Era delicioso sentir cómo me recuperaba.
Hace un año que conseguí que las lágrimas acudan solas, puntuales. Lloro y me gusta. Digo que me consuela, pero la verdad es que lloro por puro placer. Además, en casa, me prepararé un café bien cargado con algo más. Me gusta este ritual de sentarme delante de la taza humeante, aliviada ya de mi carga de lágrimas; me gusta saborear un pastel, lentamente, con voluptuoso deleite mientras escucho el sonido metálico de la cucharilla removiendo el café.
Elegante servicio de té con cookies Foto de archivo - 10346761
http://es.123rf.com/photo_10346761_
 Hace algunos meses que dejo mis lágrimas resbalar hasta la arena. Forman unos hoyos oscuros y pequeños. Me agrada este llanto fácil que me hace cosquillas en la garganta. Al marcharme, cuando doblo el primer recodo del camino, sólo pienso en que, cuando llegue a casa, me tomaré un café bien cargado con un riquísimo pastel de almendras.

Aurora G. Rivas

14 comentarios:

  1. HOLA AURORA
    ES BUENO LLORAR, ALIVIA LAS TENSIONES DEL ALMA, AYUDA A SACAR ESE DOLOR QUE NOS APRISIONA EL PECHO... NO TIENE NADA DE MALO.
    PRECIOSO RELATO.
    UN BESITO

    ResponderEliminar
  2. Claro que es bueno Luján. Lo que pasa es que, a veces, se convierte en una adicción. Un besito y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Perfecta esa conjunción que haces en el relato, de la tristeza y el café, que poco a poco va cobrando la parte importante del mismo para ofrecernos esa alternativa. (Aunque sea una adición como le dices a Luján...)
    Un abrazo y feliz fin de semana Aurora.

    ResponderEliminar
  4. Ay, madre mía... puse "adicción" con dos ces...Cómo me patina la ortografía. Muchas gracias, Rafael. Feliz fin de semana también.

    ResponderEliminar
  5. Adicción con dos ces lo veo correcto, porque verdaderamente se ha hecho adicta al café y en cierta medida al dolor que ya no puede sentir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me está al pelo por no mirar las cosas, es verdad, es con dos ces, también se escribe con una, pero significa otra cosa. Gracias, amiga.

    ResponderEliminar
  7. UN BESO QUERIDA AMIGA
    QUE TENGAS BONITO FIN DE SEMANA Y GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE CONMIGO, LO VALORO MUCHO.
    UN ABRAZO FUERTE.
    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  8. Aurora, me gusta la cadencia del relato. Frases danzarinas que nos van introduciendo en una historia que anida debajo de las lágrimas. El llanto recompensado cuando el personaje regresa a casa y siente la satisfacción del trabajo bien hecho. Es una muy buena historia.
    Feliz de leer esta calidad narrativa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Felicidad. Eres muy gentil y generosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Aurora, triste relato, letras que lloran. Hay cosas que jamas se olvidan, son parte de nuestro vivir. Un placer leerte. Cuidate.

    ResponderEliminar
  11. Como me ha encantado y cuento con tu permiso me he permitido publicarla en mi blog delrosalamarillo.

    Una narración triste y melancólica. Pero la vida es exactamente de esa manera.

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Diego. Es cierto, la vida es así, y así debe ser porque el dolor nunca debe vencernos. El cuento es una metáfora, sólo eso. Gracias, como siempre, por tu amabilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.