jueves, 7 de febrero de 2013



Itmage, Google


                                   MOMENTOS
Tengo momentos para todo, igual que tú,
supongo.
Tiempo para nostalgias y para arrastrar la maleta
donde guardo mis pertenencias: un reloj
viejo
dos pesos de plata pura
la luz estridente
                      filtrada
                                de la calle
en aquella noche dulcísima,
un libro con una firma ilegible.

Eso es todo.
El resto de mi vida lo he dejado en la consigna.

De “La tierra vertical”

44 comentarios:

  1. La vida está hecha de momentos, como el título del poema indic;. de luces y de sombras, de montañas difíciles de escalar y de laderas que descienden con peligro de caída, pero en definitiva, eso es vivir, amiga Aurora.
    Excelentes letras

    Un beso

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso yo, los buenos y los malos. Como decía Rilke "Dejad que todo os suceda, la belleza y el espanto" Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  2. ...Y en el resto de mi vida quedo yo.
    Un abrazo "miguiña"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en mi resto quedo yo, miguiño, jajaja. ¿O qué pensabas? Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Bonito poema, me gusta porque tiene la esencia del título de mi blog: SENCILLAMENTEMOMENTOS. Tu poema refleja la entrada del título: "CADA INSTANTE DE MI VIDA SE FRAGUA DE MOMENTOS". Un abrazo Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso ocurre siempre, pero esos fragmentos deberán, pienso yo, ir hilados de algún modo para que no se desbaraten. Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  5. Tengo tantos momentos para recordar, tantas nostalgias....

    ¡¡Qué lindo!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recordar es volver a vivir los mismos momentos. Nada nos puede quitar eso. Un abrazo, Amalia.

      Eliminar
  6. Aurora que precioso poema, tiene un halo de nostalgia, de momentos vividos, de ensoñación y de magia... de mirar para adentro y ver cómo las secuencias han dado paso a la historia de una vida.

    Precioso talentosa y querida amiga.

    Besos

    Pd Ay... me has emocionado otra vez con tu comentario. Yo no puedo creer que pueda inspirar eso... Gracias, me siento bien y feliz con tus demostraciones de cariño, de afecto, siempre me he sentido sola que no quiere decir estar sola o vivir sola. Es otra cosa, es algo muy de adentro.

    Existe mucha gente que no les gusta mis recuerdos porque sienten que vivo en el pasado, es mi forma de escribir... tan vez mi manera encontrarme conmigo misma. Quiza mi presente no me dice nada... No sé.

    Gracias Aurora mil besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apena que no te sientas bien, querida Luján. Mucho ánimo y atiende a tu emotividad de la forma que mejor creas. Un abrazo y aquí estoy para darte ánimo siempre que te haga falta.

      Eliminar
  7. un recuento de lo que parece suficiente,
    un poema nostalgioso, pero igualmente bello
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Omar... la nostalgia es eso, nostalgia. Nos devuelve al pasado, sólo eso. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Precioso, me encanto. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Hay cuatro cosas que no abandonaríamos en ninguna consigna, es verdad. Me has hecho pensar en eso. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay alguna más, pero ya sabes, la literatura tiene ese don, nos hace creer las grandes mentiras y transformarlas en verdades indiscutibles. Un abrazo, Trimboleriña.

      Eliminar
  10. El resto de la vida se puede quedar en la consigna, puedes tirar la llave. Con esa luz y el libro de firma ilegible hay de sobra para seguir.
    ¡Cómo se desliza tu poesía, qué fácilmente se instala en las emociones!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amando. Sigo quedándome con aquella luz y otras luces, un libro y algunos más. Y hace mucho que he tirado llaves inservibles que ya no abrían nada. Pero la llave maestra sigue en su sitio. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Aurora:
    Muy buen poema, sintesis pura.
    Supongo que, en cambio, mis momentos son muchísimos.
    Debería incluir en ellos cada una de las sonrisas y carcajadas que viví; mis asombros -sin excluir a ninguno, mis emociones sentimentales, todos mis momentos de pasión, las lecturas que me enseñaron o dieron dicha, todas las películas que pude ver hasta el final, toda la gente que descubrí alguna vez, todos los besos y caricias que he dado y he recibido.
    En fin, debería incluir casi toda mi vida, que de excepcional no tiene nada y -sin embargo- es un festín, pródigo de los mejores manjares.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... los míos también, y no renuncio a ninguno. Pero esto es... literatura. Qué le vamos hacer, es como jugar con masa de pan, le puedes dar la forma que quieras mientras no lo metas en el horno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Llevas razón pocas cosas se necesitan para ir por la vida.
    Muy buena tu forma de decirlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas, muy pocas, pero las que son, son esenciales. Un abrazo, Chelo.

      Eliminar
  13. Vengo del blog de nuestra común Amiga Trimbolera.
    He leído el Comentario que le dejaste y me gustó tanto que me he tomado la libertad de venir a visitarte.
    Y me ha encantado tu Blog y tu forma de escribir, por lo que me tendrás por aquí con frecuencia.

    Y comparto tu forma de ser. HAY QUE IR LIGERO DE EQUIPAJE.

    Saludo, manolo
    http://marinosinbarco.blogspot.com.es

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un Bienvenido y muchas gracias, Manolo. Eso ya lo decía Antonio Machado, pero me temo que llevamos demasiadas cosas con nosotros a pesar de saberlo. Un saludo.

      Eliminar
  14. La riqueza del Poeta es universal y para manifestarse son suficientes pocas cosas, es tanta su riqueza que jamás se cansa de dar, como el mismo sol. Como eres afecta a L. Felipe asocio en parte este poema con ese poema que el tituló Romero sólo:

    ROMERO SÓLO...

    Ser en la vida romero,
    romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
    Ser en la vida romero,
    sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
    Ser en la vida romero, romero..., sólo romero.
    Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
    pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
    ligero, siempre ligero.

    Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
    ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
    para que nunca recemos
    como el sacristán los rezos,
    ni como el cómico viejo
    digamos los versos.
    La mano ociosa es quien tiene más fino el tacto en los dedos,
    decía el príncipe Hamlet, viendo
    cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
    un sepulturero.
    No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
    Para enterrar a los muertos
    como debemos
    cualquiera sirve, cualquiera... menos un sepulturero.
    Un día todos sabemos
    hacer justicia. Tan bien como el rey hebreo
    la hizo Sancho el escudero
    y el villano Pedro Crespo.

    Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo.
    Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
    ligero, siempre ligero.

    Sensibles a todo viento
    y bajo todos los cielos,
    poetas, nunca cantemos
    la vida de un mismo pueblo
    ni la flor de un solo huerto.
    Que sean todos los pueblos
    y todos los huertos nuestros.

    En esta tónica hay más poemas como el Relato de Sergio Stepansky de L. de Greiff donde la manifestación de vida trastoca la lógica de la valoración capitalista. Varias interpretaciones que no pueden escapar al imperativo utilitarista ven estas revelaciones como síntomas nihilistas y ascéticos. Naturalmente como una de tantas interpretaciones, es válida, pero la visión poética siempre trasciende y no se supedita a las concepciones no poéticas.
    Mi gran abrazo Poeta Aurora!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, caballero Aristos, no me digas que tienes gustos parecidos a los míos. León Felipe es uno de mis poetas de cabecera. Creo que he leído casi todo lo que ha escrito, sobre todo cuando se desprendió de la rima y sus versos se convirtieron en versículos. Es inmenso, telúrico, directo, tiene una fuerza inusitada, su palabra es como el corte de un hacha, como la llama de una hoguera.
      "Romero sólo" es de la época en la que aún buscaba la rima y la musicalidad, luego dijo aquello de "mi voz es opaca y pobre, poco adecuada para un coro" o algo así. Poeta prometeico, inclasificable, he aprendido de memoria poemas enteros que se fueron olvidando, pero no olvidaré nunca: "El poeta habla desde el nivel exacto del hombre, y el que crea que habla desde las nubes es porque escucha siempre desde el fondo de un pozo" "Anduve por le mundo buscando pan y luz, y el sol es pan y luz. Vedlo cómo surge en el alba para todos con su doble corona de harina y de cristal..."
      La poesía no se supedita a nada, ni a modas, ni a reglas, aunque esté reglada y a veces metida y encorsetada en determinadas formas. Pero la Poesía va más allá de las palabras, incluso de las ideas.
      En fin, sigamos leyendo a León Felipe Camino Galicia de la Rosa... que vaya nombrecito que le pusieron al poeta de Tábara.
      Un abrazo, Filósofo. El único que leo, jajajaja.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Ella manda... dejémosla en su desnudez. Otro abrazo.

      Eliminar
  16. Aurora,tu poema es una síntesis sencilla y sentida de lo que somos...Tiempo,materia,luz y conocimiento...Todo ello somos en cuerpo y alma,tan poca cosa y tan inmensa a veces...
    Mi felicitación por tu sencilla profundidad que nos llega muy adentro,poeta y compañera de letras.
    Mi abrazo siempre.
    Feliz fin de semana,Aurora
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, es un gusto leerte a ti también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. "Momentos para todo", en contraposición con "tiempo para todo".Ese queda reservado para lo importante, para lo que atesoramos en la vieja maleta ¿no?
    ¡Que orgullo ser paisano tuyo!
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo puedo decir yo, Samuel. Qué orgullo ser paisanos. Lo que ocurre es que tú te prodigas poco y yo... más.Tiempo y momentos no parecen lo mismo y, ciertamente, no lo son.
      A ver cuándo organizamos una lectura, ¿qué te parece? Un abrazo.

      Eliminar


  19. Paso a saludarte…
    Vestida de felicidad,
    Con rosas de paciencia
    Y aromas de prudencia.

    Deseando…
    Que el fin de semana valla pasando
    Enarbolando,
    Los sueños que te vallan rozando.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm, mi gata preferida me ha regalado un poema. Eso no pasa con frecuencia. Muchísimas gracias,gatita. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Necesitamos muy poco para caminar y a veces nuestro equipaje es tan pesado que nos impide avanzar.
    Tu poema está lleno de sabiduría.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ocurre que, incluso inconscientemente, cuando escribimos poesía decimos grandes verdades. Es más tu capacidad para interpretar que la mía para decir. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Eso es todo.
    El resto de mi vida lo he dejado en la consigna.

    Felicidades Aurora por este bello poema, transparente, sencillo, claro y armonioso.
    Abrazos inmensos Pilar.

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Pilar. Eres muy generosa en tus comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Es importante dejar en consigna el equipaje pesado,ese que nos ralentiza la vida.
    De tu equipaje de mano,me quedo con esa "luz estridente,filtrada de la calle...en una noche dulcísima"

    Un placer Aurora.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, Jerónimo. La luz al menos no pesa. Un abrazo desde Asturias

    ResponderEliminar
  25. Aurora, tu poema dura el instante de proclama. Y la intensidad de lo relevante, de lo necesario para alcanzar los "momentos" felices o satisfactorios. El lastre siempre debe quedar a buen recaudo, no para recuperarlo sino para no arrastralo. Y que la levedad nos permita volar lejos.
    Un estupendo y magnífico poema. Gracias por compartirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Sí, tienes razón. Bueno... el lastre sólo para los barcos o los suicidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Lo más valiso que tenemos es lo que llevamos en la maleta de nuestro cuerpo, sentimientos, vivencias,... Es lo que vamos guardando en ella y con todo el equipaje algún día nos iremos. Lo material se queda aquí, no es tan importante allá adonde vamos a ir.Un abrazo. Me gusta como escribes.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.