sábado, 9 de febrero de 2013

                                 
www.google.es/Vilanos de dientes de león


 QUÉ DULCE ES LA NOCHE

Si supieras qué dulce es la noche
y cómo sus luciérnagas
se posan en mis ojos,
con qué cuidado cierran
en ellos su penumbra: farolillos
tenues como vilanos entre yerba,
como aquella candela que unas manos
que olían a jabón y a dulce de manzana,
prendían en las sombras
para que hubiera algo más que un sapo
silbando en las noches de mi infancia.

De “La flauta del sapo”

37 comentarios:

  1. Aurora, es un poema muy dulce y hermoso.

    Una gran satisfacción leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amalia. La satisfacción es mía por tenerte como lectora. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que felicidad saber escribir versos tan hermosos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Trimboleriña... Como se suele decir, es ponerse. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perdona Aurora, lo he leído varias veces, me gusta aunque la verdad no lo entiendo.
    Es (creo) una parte de una Poesía. Leyendola entera, la comprendería mejor?

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manolo: Un poema no hay por qué entenderlo, gusta o no, nos llega o no, eso es todo. De todas maneras me gusta tu sinceridad. Y te voy a contar en qué está motivado, lo que pasa es que si te lo cuento sólo lo verás a través de mis ojos, no de los tuyos.
      Bien, está dedicado a mi madre; pertenece a un poemario que se titula "La flauta del sapo" y que quedó finalista en dos concursos internacionales. Al final, me lo publicaron en Portugal al mismo tiempo que un libro de cuentos traducido al portugués y publicado allí.
      El poema habla de la noche, como puedes ver. Cuando era pequeña, vivía en una aldeíta de cinco casas, no teníamos luz eléctrica, ni agua, ni muchas cosas, y de noche yo tenía miedo. Este miedo lo aliviaba al escuchar el canto de un sapo al otro lado de la ventana, me hacía sentir que no estaba sola y que las sombras eran menos espesas. Como mi madre era consciente de mi miedo, muchas veces y hasta que me dormía, me dejaba al lado encendida una vela (una candela), y recuerdo el olor de sus manos, a jabón de lavar y a dulce de manzana que ella misma nos hacía para merendar.
      Pienso que todo poema tiene algo de verdad, no se puede escribir desde la pura fantasía. Los míos tienen todos un poso de recuerdos o de lo que sea, pero de verdades o cosas que me pasaron y pasan.
      Y el poema es así, no tiene más.
      Un abrazo y muchísimas gracias.

      Eliminar
  4. Esas manos que olían a jabón y a dulce de manzana, que acunaron nuestra infancia, esas manos, ahora quizá ausentes.
    Nostalgia que homenajea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente mi madre, nuestra madre, vive; viejita y frágil, lúcida y buena... Y espero que muchos años aún, que nunca serán bastantes. Lo que pasa es que no huele a jabón porque tiene lavadora ni hace dulce de manzana porque sus niños ya somos casi viejos y a los nietos y bisnietos ya les dan merienda sus papás. Pero sus manos siguen ahí, dispuestas para regalar siempre su amor.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  5. El toque rural de estos versos destila esa luz que algunos hemos vivido intensamente en nuestra infancia Aurora.
    Un abrazo y feliz domingo "miguiña"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De qué escribiríamos tú y yo sin la Naturaleza? ¿Tú crees que tendríamos alguna idea? Lo dudo. Supongo que nos ha impregnado con su magia, con sus misterios y con la belleza de sus estaciones.
      Un abrazo, miguiño.

      Eliminar
  6. Aurora, es precioso. Las manos enseguida me di cuenta, que te referias a las de tu madre, tengo una poeta en la familia y algunas veces dice cosas tan bonitas como las tuyas. Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ya sabes interpretar muchas cosas. Lo de tener una poeta en la familia es como tener casi un milagro, y no lo digo por mí, desde luego.
      Un abrazo, Teresa.

      Eliminar
  7. Tiene un don para plasmar en versos esos aromas y sabores de la infancia, sensaciones que usted traduce en palabras que contienen la misma delicadeza del propio recuerdo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Merci madame. Es usted muy gentil y agradezco el cumplido. Feliz domingo y semana.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡hermosooooo! una sensibilidad a flor de piel que toca cerca...

    Mis saldudos

    ResponderEliminar
  10. Hola, Adelfa, muchísimas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Para mí, estos versos destilan necesidad de olvidar lo malo , cerrar los ojos disfrutando de las imagenes bellas que nos pueden hacer sentir felices.

    Esa es la lectura que yo hago de tus versos, querida Aurora, tal vez equivocada, no lo se, pero lo vi así

    Te mando un abrazo y feliz tarde de domingo


    Fina

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Fina. Cada lector hace su lectura. La poesía no son matemáticas. Un abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  13. Esas manos, esas luciérnagas, ese canto del sapo, la luz de la vela, todo cerrándose en un abrazo y una nana de amor para que la niña durmiera, no puede más que desembocar en poesía. Poesía que se hace oír alto y con respeto en estos tiempos donde tantos quieren que empiece una larga noche donde el corazón niño de la humanidad no tenga derecho al sueño ni mucho menos a la POESIA.
    Mi abrazo Poeta!!!

    ResponderEliminar
  14. Al corazón niño de la humanidad lo han corrompido con cuentos. Empezamos a saber todos los cuentos:

    SÉ TODOS LOS CUENTOS (León Felipe)

    Yo no sé muchas cosas, es verdad.
    Digo tan sólo lo que he visto.
    Y he visto:
    Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
    que los gritos de angustia del hombre los ahogan
    con cuentos,
    que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
    que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
    y que el miedo del hombre…
    ha inventado todos los cuentos.
    Yo no sé muchas cosas, es verdad,
    pero me han dormido con todos los cuentos…
    y sé todos los cuentos.

    Cuando empezamos a saber todos los cuentos, irremediablemente o nos corrompemos o gritamos con la misma voz ronca y "poco apropiada para un coro". Pero si aún quedan poetas que sepan expresar la belleza de sensaciones que viven en su mente como recuerdos imborrables, si aún la vida está sujeta a sus propias leyes a pesar de todo, es posible que, de nuevo, la poesía salve al Hombre.
    Un abrazo, señor filósofo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  15. Aurora, aromas que se cuelan en la noche donde titilan las luces de la infancia tan lejanas en el tiempo y tan cercanas en la nostalgia. Habitantes perennes de ese paraíso perdido que llega siempre con sus sabores melifluos.
    Es un placer renovado leer tu maravillosa poesía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué puedo decirte, Felicidad. Eres siempre tan generosa que apenas me quedan ya palabras para agradecer tanta gentileza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me recuerdo de mis días ambrosías sin dudas
    algo que nunca deja de ser dulzura para mi corazón...

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. Siempre, de lo contrario la infancia no tendría razón de ser. Una infancia feliz, con amor y cuidados, consigue seres humanos equilibrados... más o menos. Un abrazo, Meulen. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Que ternura, la mirada diàfana e inocente de la infancia, llena de luz cada uno de tus versos.
    Un abrazo Aurora.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias y bienvenida. En Venezuela tenéis unos de los paisajes más bellos del mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Dulce la noche y dulces estos versos de dulce infancia.
    ¡Ay esas manos con olor a cariño...inolvidables siempre!

    Abrazo Aurora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esas manos, Jerónimo, con la calidez del amor! Inolvidables siempre, tienes razón.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Lo haré, no te quepa duda, a mi vuelta. Un abrazo.

      Eliminar
  23. ¡Qué bonito poema!
    Las noches de los más pequeños, llenas de miedos y silencios, que se alivian con la presencia de una madre, calmando al fantasma de la oscuridad. Me ha gustado muchísimo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos fantasmas nos alejan, incluso cuando somos mayores. Un abrzo, Lumi y muchas gracias.

      Eliminar
  24. Entendí muy bien por donde corren tus palabras
    porque me recuerda mi infancia en el campo...
    noches inolvidables a la luz de las velas o mecheros...

    saludos!

    ResponderEliminar
  25. La infancia, Meulen... ese locus amoenus al que tenemos la dicha de poder volver siempre. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Sí Aurora, todas esas vivencias permanecerán siempre en nuestro recuerdo, como los coloridos del campo, la brisa en la noche, los aromas; sueños de la infancia y también de la juventud que hoy nos llenan de añoranza. Un precioso poema de luz, de luciérnagas y sapos cancioneros despertando en el alma y en el cuerpo todas las bellas sensaciones de dicha y de amor.
    Por cierto, falta el grillo en el dulzor de la noche. ¡Inolvidable!. Yo los cogía siempre de niño. Te envío un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.