martes, 18 de diciembre de 2012

Un alcaudón presto a cazar. (google)



LA SOMBRA DEL ALCAUDÓN


Epígrafes con los que encabezo el libro:

El hombre sigue siendo la misma
débil trama de tiempo, y ante él
se presenta el mismo vacío o esperanza.
                                         Francisco Brines

Perdí la juventud como las ondas
concéntricas se pierden en la cara del agua
cuando cae una piedra.
                                  J. M.   Caballero Bonald.

Primero y último poema de “La sombra del alcaudón”

CALÉNDULAS

Si pudiese volver solamente un instante
del fondo de la noche,
llenaría tus manos de caléndulas.


PARA HACER ALEGRE MI PARTIDA

Doce cascabeles lleva mi caballo
para hacer alegre mi partida
y en las alforjas
los presentes a que obliga Cortesía:
para Cloto un vellón de lana blanca,
para Láquesis una rueca azul de luz
y para Átropos, la dulce infancia
de las niñas aldeanas.

Ni el cancerbero, ni los lacayos
mortalmente aburridos,
esbirros
de la inmensa calabaza vacía
donde he de purgar todos mis pecados,
                sospechan siquiera
que llevo escondidos,
en el bolsón de viaje, caléndulas para ti
y un libro con mis poemas preferidos.

"La sombra del alcaudón": Premio Internacional de Poesía “Ateneo Jovellanos 2006"

10 comentarios:

  1. ¡Bueno, bueno...!, o sea, que no solamente son las rosas, (rosa, en singular), sino que ahora aparecen las caléndulas...
    De momento disfrutaré con tus versos y luego... ¡ya veremos...!
    Un abrazo y que tengas un buen día por Oviedo, Aurora.

    ResponderEliminar
  2. Oye, que no pasa nada. No era más que una de mis bromas.
    Me encantan las caléndulas; son espléndidas, luminosas, como soles pequeños entre la hierba. Nacen en cualquier sitio, no necesitan nada, ningún cuidado, y ahí están alegrando hasta los barrizales de las cunetas. Son tenaces también, desaparecen y vuelven a salir sorprendiéndome siempre. Se cierran de noche como niños dormidos. Bueno, ésta es la forma poética de verlas. La otra, la más interesante, es que son medicinales y ya en la antigua antigüedad, muy antigua, las usaban para cataplasmas e infusiones.
    Por eso mi tiempo es "Tiempo de caléndulas"
    Un abrazo, miguiño. Ya debió de llegar la lluvia a tu dulce Cantabria, porque nosotros la recibimos de los gallegos, y lo que sobra os lo enviamos desde aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Apenas nos rozó la lluvia con sus alas, pero a mi si que me rozó la inspiración, y por eso mi poema de esta noche habla de Caléndulas y rosas.
      Un abrazo en la noche Aurora y sigue escribiendo, ¿vale?

      Eliminar
    2. Ti no te roza la inspiración, te arrasa. Voy a ver qué escribiste, miguiño. Un abrazo

      Eliminar
  3. La mejor medicina es la poesía y el arte y las caléndulas lo demuestran no solo curan el alma sino también el cuerpo ja ja ja. O sea que es una flor de verdad seria.
    Abrazos Poeta!!!

    ResponderEliminar
  4. Sí, Aristos, muy seria, muy eficaz y muy útil. Una flor, en definitiva. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy lindos tus poemas, gracias por compartirlos con nosotros.
    Un abrazo enorme.
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mar, por molestarte en pasar por aquí.Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola amiga, bellas tus letras. Felices Fiestas. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sandra; muchas gracias. Feliz Navidad y lo mejor para el próximo año y para lo que queda de éste.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.